domingo, 22 de junio de 2014

LA NOCHEVIEJA DE MONTALBANO - ( 2001, ED. SALAMANDRA) Andrea Camillieri 8,5/10

  Andrea Camilleri es un guionista, director teatral y televisivo, y novelista italiano. Nació en Porto Empedocle (provincia de Agrigent, Sicilia) el 6 de septiembre de 1925.

Ha publicado ensayos, crónicas i diversas narraciones ambientadas en la Sicilia de la segunda mitad del siglo XIX. Pero, a partir de 1994, con la creación del comisario Salvo Montalbano  y la su serie de novelas policiacas, el autor se convirtió en uno de los escritores de más exito en su país. El personaje pasó a convertirse en una especia de héroe nacional en Italia y ha protagonizado una serie de televisión supervisada por su creador.

 "Una hora y media antes lo habían despertado los timbrazos del teléfono.
- ¿Oiga, dottori? ¿Es usted en persona personalmente?
- Sí, Catarè.
-¿Qué hacía, estaba durmiendo?
- Hasta hace un minuto, sí, Catarè.
-¿Y ahora, en cambio, ya no duerme?
- No, ahora ya no duermo Catarè.
-Ah, menos mal.
-¿Por qué menos mal, Catarè?
-Porque así no lo he despertado dottori.
O pegarle un tiro en la cara a la primera ocasión o hacer como si nada."

Esa corriente de surrealismo atraviesa toda la obra de Camilleri dedicada al comisario Montalbano, bautizado con tal apellido como homenaje al escritor español Vázquez Montalbán, gran amante también de la gastronomía y la literatura como el policía siciliano , que prefiere degustar la comida en absoluto silencio para concentrarse mejor.



Es casi un pecado confesar no haber leído hasta la fecha obra alguna de Camilleri y más después de lo bien que lo pasado con este conjunto de relatos cortos. Pequeños retazos de la aguda personalidad de un personaje que ya me ha enganchado, rodeado de personajes que bordean el absurdo y que utilizan el "múvil" para "tilifonar".
Puede que no tenga tanto que ver con la trama policíaca, pero sí que nos sirve para situar el personaje en su entorno, esa Sicília repleta de extraños y delirantes personajes llevados a cometer delitos por las más absurdas razones.
Pero nada escapa a la perSpicaz mirada del comisario Montalbano: un detalle incongruente, un gesto inesperado, un palabra fuera de tono y se pone en marcha toda la maquinaria investigadora.
Por si fuera poco, Montalbano sigue su personal "tira y afloja" con su temperamental novia genovesa Livia, empeñada en pasar la Nochebuena en Nueva York con una amiga. 
Lo único que parece salvar al situación, serán los arancini de Adelina, su asistenta, aunque para poder degustarlos debidamente antes deberá demostrar la inocencia de uno de sus hijos.
Ha sido todo un placer y un descubrimiento leer este delicioso libro y desde luego, el comisario Montalbano ya tiene un fiel seguidor más.