sábado, 10 de mayo de 2014

NIDO DE ARAÑAS (Ed.1945) Elisabeth Sanxay Holden 8,5/10

"¿Hay alguien que se decida a publicar a esta autora en Estados Unidos? Créeme si te digo que es la mejor escritora de suspense que conozco. Sus personajes son maravillosos, y esa calma interior con que ella los maneja me intriga y me fascina."
RAYMOND CHANDLER, en una carta a su editor inglés.
Con semejantes palabras dedicadas por uno de los grandes iconos de la novela negra, Elisabeth Sanxay debería ser una autora consagrada dentro de la especialidad. Nada más lejos de la realidad. Sus novelas, que gozaron de una cierta fama durante los 30 y 40, dejaron de publicarse durante un largo período hasta que fueron rescatadas del olvido en la primera década del siglo XXI.
Sanxay Holding publicó de manera regular sus primeras novelas hasta la gran depresión de 1929, cuando las ventas de libros descendieron de forma alarmante. Fue entonces cuando su editor le aconsejó que se dedicará a las novelas de suspense, las únicas que se continuaban vendiendo. Así comenzó la autora su carrera como autora de suspense psicológico en las que importa no tanto quién lo hizo sino por qué. Así, abrió el camino a otras autoras como Patricia Higsmith, Ruth Rendell o P.D. James.
Quizás su obra mejor valorada es "La pared vacía" centrada en una madre de familia que intenta ocultar el cadáver del indeseable novio de su hija adolescente y que fue llevada dos veces al cine en 2 ocasiones.

En "Nido de arañas" , el joven Malcom trata de reincorporarse a la vida civil, tras una traumática experiencia en la guerra. Con un cargamento de pastillas azules que le ayudan a olvidar, recala en la casa familiar de su hermano mayor, casado con una chica encantadora que tiene una hermana todavía más encantadora que se muestra terriblemente solícita con Malcom.
El pobre muchacho sólo quiere que le dejen tranquilo: levantarse temprano, salir a fumar un cigarrillo, pasear al anochecer,...pero todos parecen tan preocupados por su estabilidad emocional que acaban por crisparle los nervios y se ve forzado a recurrir a sus "pastillas azules".
La súbita muerte de la tía Envie, que controla con mano de hierro a todo el clan, y su inesperada decisión de hacer heredero de toda su fortuna al pobre Malcom, le podrán en una situación incómoda. La policía empieza a sospechar que hay algo turbio en la muerte de la anciana y las cosas no dejan de complicarse cuando otro conocido aparece muerto en extrañas circunstancias también relacionadas con las "pastillas azules" de Malcom.
Malcom a duras penas consigue mantener la cordura gracias a la presencia y el ánimo que le brinda una joven viuda a la que conoce de forma casual en el vecindario, pero la tela de araña todavía puede enredarse un poco más hasta la sorprendente revelación final.

Tiene razón Raymond Chandler al hablar de la calma con que la autora parece manejar a sus personajes. Todo el relato parece fluir de forma armoniosa y controlada, hasta las acciones más inverosímiles se nos presentan desde una perspectiva que las hace perfectamente compresibles . Entendemos perfectamente las mentiras que a veces se ven obligados a decir y comprendemos su comportamiento.

Se trata de un libro de lectura fácil, ameno y agradable en el que aparentemente no ocurre nada fuera de lo normal....como no sean un par de asesinatos, chantajes, herencias, amores despechados, amenazas y misteriosas desapariciones....pero, curiosamente, nada de todo ello parece estar fuera de lugar.