miércoles, 2 de abril de 2014

Hoy compartimos...un té ! Hablando sobre la historia del té....

Recién descubierto la iniciativa de Hoy compartimos, la casualidad ha querido que me estrene con ...té!!

Llevo dedicada al mundo del té desde el año 2006, en que abrimos con otras socias una pequeña tetería. La vida ha dado muchas vueltas desde entonces y ahora sigo mi aventura en solitario con una shop online de tés e infusiones.
Aparte de eso, con ganas de compartir información, historias, detalles, reflexiones sobre este mundo apasionante pronto hará un añito que me estrené con el blog, así que hoy comparto una breve historia de este brebaje mágico.

De acuerdo con la leyenda china , el emperador Shen Nung descubrió esta bebida cuando estaba bebiendo agua a la sombra de un árbol silvestre , que balanceaba cadenciosamente con los aires de primavera , casualmente unas hojas cayeron en la olla de el emperador y este bebió la infusión , se sintió reconfortado y con una especial sensación de bienestar . El té había nacido .
Los indios atribuyen el descubrimiento al príncipe Bodhi - Dharma , hijo del rey Kosjuwo , quien partió en un largo peregrinaje con el propósito de predicar el budismo a lo largo del camino . Al final del quinto año , estaba enfermo y débil , entonces por sugerencia de los sabios recogió algunas hojas de un árbol especial y después de beber su infusión , se curó . Sus extraordinarias propiedades estimulantes le permitieron cumplir su promesa .

La leyenda japonesa cuenta que al final de los tres primeros años de peregrinación , el Príncipe Bodhi - Dharma un día soñó con todas las mujeres que había amado , que no habían sido pocas . Al despertar se sintió avergonzado , y se le ocurrió hacer una promesa imposible de cumplir : no volver a dormir , y de esta manera no podía volver a soñar con sus pecados . Cuando estaba a punto de sucumbir y romper la promesa , ya que el sueño y el cansancio lo doblaban, se puso a masticar las hojas de un arbusto que encontró en su camino . Descubrió que tenían la propiedad de mantener sus ojos bien abiertos .








Otra leyenda de la India describe la historia del Príncipe Siddhartha Gautama , el fundador del Budismo , quien se arrancó los párpados por la frustración de no poder permanecer despierto durante la meditación mientras viajaba por China . Y nació una planta de té en el lugar donde cayeron los párpados , brindando así este cultivo la habilidad de permanecer despierto , meditar y alcanzar el entendimiento .

El té nació en China hace aproximadamente 5000 años . Casi inmediatamente fue incorporado a la tradición como un elemento cultural y ceremonial , y así se ha mantenido a lo largo del tiempo .

A través de los siglos y las diferentes dinastías chinas , fueron los monjes los que se encargaron de salvaguardar las tradiciones y costumbres del té . Y fueron también ellos los que lo introdujeron en Japón al huir de China.

En Japón, el té fue adoptado por la filosofía Zen, y a partir de ese momento , deja de estar asociado a la religión , para convertirse en un rito secular que busca elevar la espiritualidad , los valores humanos y la apreciación por la naturaleza .

Posteriormente tomó contacto con los europeos por primera vez a través de la India , cuando los portugueses llegaron a ella en 1497 , ya que en la India el uso del té ya estaba muy extendido. El primer cargamento de té debió llegar a Amsterdam ( Holanda ) hacia 1610 , por iniciativa de la Compañía de las Indias Orientales . En Francia no aparece la nueva bebida hasta 1635 o 1636. En Inglaterra , el té negro llega a través de Holanda y de los cafeteros de Londres que lo pusieron de moda hacia 1657 .

El consumo de té solo adquirió notoriedad en Europa en los años 1720 a 1730 . Comienza entonces un tráfico directo entre China y Europa . Aunque tan sólo una exigua parte de Europa oriental  
(Rusia) , Holanda e Inglaterra , consumían la nueva bebida . Francia consumía muy poco, Alemania prefería el café y España era aún menos aficionada. Pero con el tiempo y con la ayuda de los comerciantes europeos el té llegó a todo el mundo, ya sea para su cultivo como para su consumo .


En Inglaterra llegó a todas las clases sociales. Hoy el Five O ` Clock, o el té de las cinco, sigue siendo una costumbre en este país .